La importancia de un buen hosting para tu web

El hosting u hospedaje web es lo que vendría a ser la casa de tu página web o tienda online en internet y los hay de muy diversos tipos y precios.

Probablemente todos queremos conseguir un hosting al mínimo precio posible en muchos casos y si es con dominio incluido mucho mejor. Ahora bien, si en nuestra balanza prima la calidad y/o la tranquilidad por encima del precio… no nos deberíamos de decantar por los servicios más económicos salvo que estemos seguros de sus características y fiabilidad y vamos a ver porqué.

Uno de los puntos a tener en cuenta es el soporte técnico. Y es que por muy buenos informáticos que seamos y por muy bien que se nos den las DNS y demás parafernalia web, siempre es posible que necesitemos de un buen soporte técnico. Puede ser porque el proveedor haya realizado algún mantenimiento sin informar, porque el servidor se haya caído y no se hayan percatado, porque la aplicación web que quieras instalar necesite algún tipo de configuración específica del servidor, etc. La cuestión es que contar con un soporte técnico que responda rápido y bien es algo que debemos valorar. Al igual de que te informen debidamente de los mantenimientos programados con antelación.

 

Paris servers DSC00190
 

Servicios de valor añadido y overselling

Otro punto a tener en cuenta son los servicios de valor añadido que pueda incluir el hosting, siempre es cómodo el poder instalar aplicaciones con un click, por ejemplo. Además de otros servicios como posibles optimizaciones automáticas de la web para una mejor velocidad de carga y un mejor posicionamiento SEO. De hecho, esto último es muy importante, puesto que una buena optimización y una gran velocidad de carga nos pueden ayudar mucho a mejorar nuestro posicionamiento.

También se podría considerar servicios de valor añadido el número de copias de seguridad que sé puedan restaurar y el lapso de tiempo entre ellas, así como si el proveedor incorpora algunas medidas de seguridad antihackeo extras.

Por último, hablaremos del temido “overselling”, algo así como el overbooking que practican las compañías aéreas, pero en este caso con servidores. Sería algo así como que si un servidor tiene capacidad para hacer funcionar a la vez 10 aplicaciones web como máximo de manera correcta, el proveedor puede vender 3 paquetes de hosting con un límite de 5 aplicaciones por cliente pensando que no todos los clientes van a hacer uso de sus 5 aplicaciones contratadas, el problema viene si esos 3 clientes instalan más de las 10 aplicaciones que puede mover el servidor…

Podéis comentar si os ha parecido útil el post y aquellas otras cosas que tengáis en cuenta para elegir vuestro hosting.

¡Nos vemos en el próximo post!